Scifiworld

Cómo se hizo... Altered Carbon

el  Martes, 06 February 2018 16:08 Escrito por 

Un misterio intrincado en una nueva realidad


"No hay seguridad de este lado de la tumba".
Robert A. Heinlein, "Forastero en tierra extraña" (1961)

"...Ponte carne nueva como si fueran guantes prestados,
y vuelve a quemarte los dedos...".
Richard K. Morgan, "Carbono modificado" (2002)

Quiénes éramos, quiénes somos, lo que podemos lograr y lo que destruimos. Todo depende de los finales y los principios. La historia de Altered Carbon transcurre en un mundo donde esas fronteras se han difuminado. Es un futuro lejano, repleto de luces de neón, de una peligrosa elegancia, donde la tecnología impera sobre el vacío moral. En él, la gente puede guardar sus mentes en discos insertados en la nuca, conocidos como "pilas corticales". Esas pilas contienen la mente humana, llamada Digitalización Humana o DH, que se puede transmitir a las pilas de otros cuerpos.

Una persona puede revivir un día, una semana o varios siglos después de morir: depende del tiempo que se tarde en guardar una copia de seguridad de sus datos mentales en un satélite. La tecnología es de origen extraterrestre, pero fue perfeccionada por una revolucionaria del siglo XXI y ahora, en el siglo XXIV, se ha llevado a unos extremos violentos e inquietantes.

Aunque también permite que un guerrero de otra época pueda resolver el asesinato del hombre más rico de la Tierra... que sigue vivo.

Las claves de este misterio psicodélico residen en la poderosa clase dominante de los "mats", que viven en las alturas, a distancia del sórdido y decadente mundo de la superficie terrestre, en los rascacielos rodeados de nubes de Aerio. La conciencia de los mats, de la que se guarda una copia cada 48 horas, se puede colocar en fundas de diseño o en clones de sus antiguos cuerpos; es decir: pueden vivir eternamente. La "gente de a pie" no comparte esos privilegios, sino que vive al día en las calles mugrientas y peligrosas de la Tierra. Cuando "resucitan", algunos se encuentran con una funda que está alquilada o asignada a un dueño (para ser guardaespaldas o prostituta, por ejemplo), o que debe rendir cuentas al Protectorado de la ONU, supervisor de las leyes interplanetarias.

Otros descubren que sus mentes ahora ocupan cuerpos viejos o dañados, los únicos que podían permitirse con presupuesto. Hay niños que despiertan en fundas ancianas y personas que "recuperan" a sus seres queridos en cuerpos de otro sexo o raza. En este mundo de múltiples conexiones, abundan las personas varias veces "resucitadas" en nuevos cuerpos, lo que conlleva el riesgo de sufrir un brote psicótico. Pero cuando la vida se ha convertido en una mercancía, cobra un valor distinto de todo lo que la humanidad ha manejado antes.

Algunas personas de este futuro eligen no volver a vivir y se someten a la denominada "muerte real". Pero, para los superricos —llamados "matusalenes" o "mats"— la muerte no es definitiva, pues viven en una sucesión de cuerpos distintos y siempre conservan el poder. Es un universo de cuerpos cambiantes y vida modificada, donde todo se puede comprar, vender o corromper, y la frontera entre el bien y el mal ha desaparecido totalmente.

Eso es lo que descubre un hombre llamado Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman, House of Cards, The Killing, Escuadrón suicida, Robocop) en sus primeras semanas de vuelta en la Tierra, casi 250 después de su asesinato. Kovacs –nacido en un planeta colonizado por obreros japoneses y eslavos– era un guerrero de las Brigadas, la organización de la resistencia. Ahora ha sido reenfundado, aunque sigue obsesionado por su amada, a la que perdió hace más de dos siglos. Además, Kovacs ha sido "alquilado" por Laurens Bancroft (James Purefoy, Hap and Leonard, Roma), el matusalén multimillonario que sufragó la implantación de la conciencia y las dotes de Kovacs en una nueva funda para encargarle una misión: Supuestamente, el cuerpo anterior de Bancroft murió suicidado, pero él cree que fue un homicidio y quiere que Kovacs encuentre al asesino. Si Kovacs resuelve el caso, será un hombre libre.

La caza del asesino del hombre que tiene delante podría ser la única salida de Kovacs. Con la ayuda de la teniente Kristin Ortega (Martha Higareda, Royal Pains, Dueños de la calle), una experimentada agente del departamento de Daños Orgánicos de la Policía de Bay City que tiene una sorprendente conexión con Kovacs y Bancroft, acepta la misión. Pero nadie puede imaginarse lo que le deparará el futuro a Kovacs y lo que saldrá de su pasado.

LA CREACIÓN DE UN MUNDO NUEVO

El alucinante y detalladísimo mundo de Carbono Modificado, la novela ciberpunk de ciencia ficción de Richard K. Morgan, lleva desde su publicación (en el 2002) pidiendo a gritos una adaptación cinematográfica, según sus lectores. Cuando parecía que la épica de Morgan no iba a dar nunca el salto a la gran pantalla, Laeta Kalogridis, creadora y productora ejecutiva de la serie, se unió a Skydance Television y a Netflix para lanzar Altered Carbon y trasladarla a 10 episodios de una narrativa revolucionaria.

Ese salto trajo consigo deslumbrantes logros de producción, secuencias de acción muy elaboradas y una estructura elegante a la medida del desarrollo de estos personajes tan particulares. "En la televisión estaban apareciendo temporadas más cortas que resultaban más cinematográficas, que tenían una energía muy distinta", explica Kalogridis. "Y eso nos permitió crear una historia que pareciera totalmente una película larga".

Kalogridis –guionista de Shutter Island, Terminator Génesis y Alita: Battle Angel, así como productora de Asalto al poder y del éxito de taquilla de James Cameron Avatar– afirma que su amor por la historia de Richard Morgan, ganadora del premio Philip K. Dick a la Mejor novela del 2003 (y que el autor continuó en dos novelas posteriores) y su conexión con las piezas básicas de la experiencia humana fueron las claves de su innovadora adaptación de Carbono Modificado. La 1.ª temporada de esta serie épica sigue la novela a rajatabla, pero es una obra de arte independiente de pleno derecho.

"El libro de Morgan es un texto de ciencia ficción trascendental", afirma Kalogridis de la novela en la que se fundamenta la serie. "Es una historia muy seria de ciencia ficción sobre una tecnología que permite prolongar la vida indefinidamente. A pesar de eso, la historia no carece de emociones humanas perfectamente reconocibles. Tiene todos los elementos de la mejor ciencia ficción, pero su núcleo es una historia muy humana. Y es una historia del género negro, que me apasiona".

"Además, la novela también redefine de una forma magistral la relación de los seres humanos con nuestro físico", explica Kalogridis. "En el mundo de Carbono modificado puedes existir en cualquier cuerpo. Es una idea fascinante el que los humanos evolucionemos durante millones de años para existir conjuntamente con nuestro cuerpo".

"El mundo de Morgan es tan grande y alucinante que necesitaríamos 10 temporadas para mostrarlo todo", comenta Kalogridis. "El grado de detalle con el que ha imaginado los Mundos Habitados, la arquitectura extraterrestre, las ruinas extraterrestres, la tecnología avanzada, la mitología, etc. es impresionante y está lleno de texturas. Estoy muy contenta con el trocito de superficie que hemos conseguido arañar, pero hay muchísimo más que ni siquiera hemos explorado".

Kinnaman dice que la adaptación que ha hecho Kalogridis de la historia le dio mucho material para digerir, luchar y afinar mientras se preparaba para interpretar a Takeshi Kovacs.

"Trabajar con Laeta ha sido una experiencia fascinante", afirma Kinnaman. "Cuando leí la novela yo tuve mi visión de Kovacs y Laeta lo vio de otra manera. Más tarde conseguimos crear una visión del personaje a mitad de camino entre la suya y la mía, algo que ninguno de los dos había imaginado. Entre los dos, creamos una visión distinta".

"Laeta tiene en la cabeza todo el mundo de la serie", añade Kinnaman. "Empiezas a hablar de cualquier detallito y ella te contará 200 años de la historia de ese detalla. Puedes preguntarle lo que sea. Está inmersa en ese mundo y contagió su pasión por él a todo el equipo, trabajaras en lo que trabajaras. Estaba tan metida en él que se lo transmitía a todos".

Todos y cada uno de los detalles y tramas de la serie destilan esa pasión. Según Kalogridis, la estructura creativa de la serie parte de una visión sagaz de cómo podría ser nuestro futuro, desde el mundo en el que viven los espectadores hasta el universo al que los traslada Altered Carbon.

"Intentamos, de una forma muy consciente, que ese mundo pareciera lo más real posible", explica Kalogridis. "Uno de los elementos más constantes del mundo de Altered Carbon es la continuación de la división social y cómo se va haciendo cada vez mayor. Este futuro quizá sea maravilloso para la gente de las altas esferas, pues cada vez pueden comprar y hacer más cosas, pero la gente de a pie, aquellos cuya vida cada vez tiene más carencias, no hacen más que empeorar su pesadilla".

"Y esto se pone de manifiesto claramente en dos hechos: la gente de arriba no puede eliminarse y no puede morir", añade Kalogridis. "Un pequeño grupo de personas controlan todos los recursos, incluso el más preciado —la vida—, que nunca cambian de manos. Todo lo demás, y todos los demás, solo son materia prima que explotar. Y, como todos sabemos que eso es lo peor de la naturaleza humana, ese aspecto de la historia resulta pavorosamente real".

Como otras grandes obras de la ciencia ficción, Altered Carbon subraya problemas morales o sociológicos para que el público reflexione. Este género puede hacerlo de una manera que conecte con nuestras esperanzas, querencias, sueños y expectativas de futuro.

"En Altered Carbon, la pila es la clave del desarrollo de la civilización humana desde nuestro tiempo", afirma el productor ejecutivo James Middleton. "La pila es un dispositivo que se instala en la base del cráneo y que permite guardar la mente. De esta forma, si el cuerpo muere, la mente puede seguir viva en otro cuerpo. Al cumplir el primer año, todas las personas reciben su pila y eso lo ha cambiado todo, hasta tal punto que los cuerpos se ven como algo desechable.

"En la serie, la división entre ricos y pobres refleja la disparidad que hay ahora", dice Higareda. "En el mundo de Altered Carbon, solo hay un grupo selecto de personas que poseen grandes fortunas. El resto son tan solo personas de a pie, que piensan que es injusto que únicamente los ricos puedan clonarse y así ser inmortales. La gente de a pie solamente puede probar otro cuerpo si les pasa algo excepcional: si son víctimas de un accidente o de una injusticia, por ejemplo, pueden conseguir una funda nueva, pero no pueden elegirla".

"La idea fundamental de este relato futurista es que los seres humanos se han convertido en unos dioses con defectos demenciales", dice Kalogridis. "Solo se preocupan por sí mismos: ¿Qué consigo? ¿Qué conservo? ¿Qué tendré en el futuro, para siempre jamás?".

Purefoy opina que estos temas tienen un atractivo universal.

"Creo que cualquier historia que toque asuntos como estos —amor, pérdida, esperanza, tragedia, muerte, duelo, pena y todas esas cosas que todos sentimos— tendrá repercusión", afirma Purefoy. "Da igual si transcurre hace 500 o 1000 años o dentro de 500 o 1000 años. Siempre que los actores, directores, productores y guionistas profundicen en esos temas, y que sean historias elementales, fascinantes e interesantes, tendrán éxito".

"La mitología de Altered Carbon es compleja, pero también tiene firmes raíces en lo que ya conocemos", opina Kalogridis. "A veces nos olvidamos de cuánto ha cambiado las cosas la tecnología tan solo en nuestra época. Cosas que hace 15 años no nos habrían parecido ni siquiera útiles, ahora nos son indispensables".

"De hecho, eso supone un reto cuando quieres crear un mundo ficticio con una tecnología radicalmente nueva y que lo cambia todo, tal y como ocurrió con Internet", continúa Kalogridis. "Es posible que esa sea la parte más difícil de la serie: estamos construyendo un mundo alrededor de una idea que, aunque en realidad sea sencilla, implica muchísimos elementos y muy dispares en cuanto tratas cómo se usa y la ética que conlleva".

Middleton subraya que la dualidad sombría y embriagadora de la historia forma parte de su atractivo, incluido el vínculo de Kovacs con las mujeres de su vida pasada y de su vida actual.

"Altered Carbon es, en esencial, un misterio de asesinato, aunque también sea una historia de amor", opina Middleton. "En Takeshi Kovacs vemos a un personaje que conserva el amor de su vida cientos de años después, hasta la historia del presente. Ese recuerdo amoroso es algo con lo que muchos espectadores pueden identificarse, incluso en un decorado de ciencia ficción".

Todos estos elementos se sintetizan en una figura protagonista, que es retro y ultramoderna a la vez.

"El núcleo de Altered Carbon es el personaje de Takeshi Kovacs y su profundo trauma", explica Kalogridis. "Por mucho que quiera creerlo, este hombre no tiene nada de sociópata. Quiere pensar que le da igual todo, cuando le ocurre todo lo contrario. Kovacs es una persona que se ha visto arrancada de su vida y arrojada a un mundo en el que no quiere estar. Tiene una conexión muy débil con la vida".

"Kovacs es un veterano de una rebelión fallida de hace varios siglos, y un hombre en guerra consigo mismo", continúa Kalogridis. "De joven, era una especie de asesino para operaciones encubiertas. Después, cuando ciertas facciones de la sociedad se opusieron a que los ricos y poderosos se reenfundaran para vivir eternamente —y así conservar y aumentar su poder—, se produjo la Revuelta, durante la cual fue entrenado por la mujer de la que acabó enamorándose".

"Después del fracaso de la Revuelta, se convirtió en un mercenario y se quedó sin nada. Kovacs oscila entre la persona que era y la persona en la que se convirtió. Ahora, en otro cuerpo y en otro momento, el revolucionario que quería cambiar las cosas sigue aflorando".

Kinnaman ve en Kovacs a un hombre cuya voluntad de luchar contra la injusticia social se mantiene en cualquier milenio, planeta y carcasa corporal. "Creo que Kovacs tiene unos principios morales muy fuertes", opina . "Por supuesto que no es perfecto, pero sí que sabe distinguir el bien del mal. Cuando se encuentra en una nueva funda, tiene una segunda oportunidad. De modo que, cuando decide aceptar el caso y emprender ese camino, encuentra la voluntad de vivir, gracias a la realidad a la que se enfrenta y la gente que conoce en ese nuevo mundo".

ALTERED CARBON MÁS A FONDO

Los retos de la creación de un arte visionario son numerosos. Pero uno de los mayores desafíos que supuso Altered Carbon fue su mosaico de historias ficticias, fascinantes y profundas, de una jerga propia y de reglas universales que rigen este mundo extraordinario.

En el mundo de Altered Carbon, Takeshi Kovacs tiene dos identidades: aquella con la que nació en el Mundo de Harlan (250 años antes del comienzo de la serie), y la de la funda que estrena en el primer episodio. El gobierno totalitario conocido como el Protectorado lleva mucho tiempo manejando los hilos de la política interplanetaria, y el Mundo de Harlan estaba poblado por obreros japoneses y eslavos de la Tierra (de ahí los orígenes multiculturales de Kovacs). El "primer Kovacs" y su hermana pequeña, Reileen, sobrevivieron a un padre maltratador. De joven, cuando Takeshi demostró un valor y una habilidad para la lucha poco normales, fue reclutado para un cuerpo de operaciones encubiertas. Perdió el contacto con su hermana cuando esta fue internada en un orfanato, algo que tendrá un efecto dominó en la personalidad de esta.

Al cabo de unos años, el Kovacs adulto (interpretado por Will Yun Lee, coprotagonista de Hawái 5-0, San Andrés, y Lobezno inmortal) es reclutado por un grupo de luchadores por la libertad conocido como las Brigadas, la resistencia al dominio totalitario de los mats y del Protectorado, así como a la misma idea de la inmortalidad. Mientras el Protectorado tomaba el control del frondoso y exuberante Mundo de Harlan, Kovacs se entrenaba con la cabecilla de las Brigadas, una valiente líder rebelde llamada Quellcrist Falconer (Renee Elise Goldsberry, coprotagonista de The Immortal Life of Henrietta Lacks y The Good Wife, y ganadora del premio Tony por el personaje de Angelica Schuyler en el éxito de Broadway Hamilton), de la que acabó enamorándose.

Cuando las élites sedientas de poder —llamadas "matusalenes" o "mats"— establecieron su plan de pilas y fundas para ser inmortales, las Brigadas empezaron un levantamiento. "Esa guerra quería terminar con la existencia de los mats", afirma Kalogridis. "Quellcrist intuía que la vida eterna supondría la selección de los más corruptos y malvados de la raza humana. Si seguían acumulando bienes materiales sin fin, su poder aumentaría. La división entre los propietarios y los desposeídos se convertiría en un abismo insalvable".

Cuando el "primer Kovacs" muere asesinado, ponen su pila a congelar, como si fuera una condena virtual de cárcel. Al cabo de 250 años, Kovacs aparece en Bay City (en tiempos San Francisco) con el cuerpo del antiguo amor de la teniente Ortega, un policía caído en desgracia cuya DH está congelada a la espera del juicio. Ortega ha elegido no "resucitar" nunca (para que su conciencia no se coloque en ningún otro cuerpo) por sus creencias éticas y religiosas. Acepta ayudar a Kovacs a encontrar al asesino de Bancroft por su cuenta, y pronto se revelan sus motivos.

En seguida queda claro que, aunque Kovacs haya pasado tantos años congelado, Quellcrist sigue dentro de su subconsciente. "A Kovacs se le aparece en sus recuerdos", dice Kalogridis. "Oye su voz, la ve como si la tuviera delante. Ella le dice, de una forma muy críptica, que tiene una misión que cumplir en esta nueva época que le ha tocado vivir, donde se dice que las Brigadas fueron un grupo de terroristas".

Y explica Goldsberry, "Quell existe plenamente en la mente de Kovacs. Aunque haya sido reenfundado, sigue recurriendo a ella en los momentos más extremos. Ella se convierte en su intuición, en la personificación de su yo más profundo. Se convierte en la persona que le salva la vida, es su ángel de la guarda en un mundo peligrosísimo. Ya entenderemos la importancia de ella en este mundo y para él".

Tampoco Reileen se queda en el pasado de Kovacs. Cuando reaparece en su vida (interpretada por Dichen Lachman, coprotagonista de El último destino, Agentes de S.H.I.E.L.D.,  Shameless y Los 100), Kovacs se enfrenta a una existencia que pensaba haber enterrado en otro mundo.

El poderoso e influyente mat que aprueba la reinstalación de la "pila" mental de Kovacs en un nuevo cuerpo es el enigmático Laurens Bancroft, que sabe que Kovacs, por ser el último miembro de las Brigadas, tiene unas habilidades muy especiales. Bancroft —cuya fortuna le permite crear todos los clones que quiera de su cuerpo para insertar en ellos su conciencia— le ofrece a Kovacs el indulto por sus actividades en las Brigadas a cambio de averiguar quién lo asesinó e hizo que pareciera un suicidio. Cada 48 horas se hace una copia de seguridad de la conciencia de Bancroft, y su asesinato tuvo lugar poco antes de guardar la copia, por lo que tiene una laguna en su memoria de ese suceso. Ahora que se ha reenfundado en un clon nuevo, Bancroft quiere saber la verdad de lo ocurrido.

"Bancroft tiene 375 años de edad. En el momento de su asesinato, estaba a punto de guardar la copia de seguridad de su mente, su memoria y personalidad en un satélite. De modo que se han perdido sus últimas 48 horas de vida", explica Purefoy. "Bancroft busca incesantemente la forma de expandir su imperio, su objetivo vital. Y a eso dedica todo su tiempo: si no lo expande en la Tierra lo hace en nuevos mundos".

"Creo que uno de los temas principales de la serie es el efecto corruptor de ser inmortal", añade Purefoy. "Si tienes la oportunidad de ser inmortal, ¿tu alma se irá corrompiendo poco a poco? Me parece que la respuesta está bastante clara para cualquiera que lo piense un poco: sí, es muy, muy probable".

"Una pila contiene todo lo que tú eres: tu personalidad, tu mente y tus recuerdos", explica Kalogridis. "La mente se guarda como impulsos eléctricos en esa pila cortical. De modo que la copia de Bancroft almacenada en el satélite se puede descargar en su nuevo clon, y solo faltarán los detalles cruciales de quién lo mató y por qué".

"Una de las cosas que me parecen más fascinantes de Laurens Bancroft es que nos debería resultar muy familiar", dice Kalogridis. "Es muy parecido a nosotros, aunque sea miembro de la élite que supone el 0,00001 % de la sociedad. Viene de nuestra época y de nuestra cultura, y lleva clonándose en el mismo cuerpo desde el siglo XXI. Aunque tenga unos 350 años de edad, su cuerpo tendrá entre 45 y 55 años, pues él piensa que a esa edad es cuando se alcanza el poder de verdad". La mujer de Bancroft, Miriam (Kristin Lehman), también se ha reenfundado en clones siempre fuertes y hermosos de su cuerpo original. Llevan 118 años siendo pareja.

Otro de los personajes que se cruzará en la investigación de Kovacs y Ortega es Vernon Elliot (Ato Essandoh, Chicago MedVinyl, Jason Bourne), exsanitario del ejército del Protectorado torturado por el encarcelamiento de su mujer y por las visiones de su hija, Lizzie, un alma sin rumbo y drogadicta que, aunque Elliott no lo sepa, se puso a trabajar de prostituta en Bay City y luego fue asesinada.

"La mujer de Elliott fue detenida por el delito de falsificación, que en este tiempo significa introducirse, breve e ilegalmente, en las vidas de los ricos y famosos", explica Kalogridis. "La detienen y congelan su conciencia durante 30 años, y venden su cuerpo (su "funda") a un mediador corporativo". Esto tendrá unas consecuencias trágicas para su hija, con la que Elliott intenta desesperadamente volver a contactar en el mundo virtual.

Otro personaje crucial de Altered Carbon es una nueva encarnación de un célebre escritor estadounidense. Edgar I.A. Poe, conocido como Poe (Chris Conner, coprotagonista de American Crime Story: El Pueblo contra O.J. Simpson), es un sistema de inteligencia artificial muy evolucionado que funciona dentro del maravillosamente retro hotel, El Cuervo, lugar de residencia de Kovacs en la mugrienta Bay City. Aunque sabe perfectamente que es un sistema operativo, Poe se manifiesta como un avatar digital del famoso escritor, y ayuda a Kovacs a poner en orden sus pensamientos y le da información cuando el caso Bancroft lo lleva por caminos de cuestionable moralidad. (Poe, que es un espíritu jovial y enamorado de las costumbres humanas de otro tiempo, dedica parte de su tiempo de inactividad a jugar al póquer con otros sistemas de inteligencia artificial).

"Una de las cosas más fascinantes del universo Altered Carbon es la existencia de entidades de inteligencia artificial que, aunque hayan sido creadas por seres humanos, se han hecho independientes", dice Middleton. "Poe es una entidad independiente de inteligencia artificial que gestiona un hotel. Le encanta todo lo humano y lleva décadas sin recibir ni un huésped. Kovacs es el primer cliente de El Cuervo desde hace mucho tiempo. Poe acaba siendo un compañero para Kovacs. También tiene una nobleza que envidiaría cualquier humano, y una ayuda imprescindible en la investigación de Kovacs".

"En el universo de Altered Carbon, los sistemas de inteligencia artificial son una especie más, y lo saben", explica Kalogridis. "Algunos desprecian a los humanos. Otros quieren ser como ellos. Poe, por otro lado, quiere entender qué son los seres humanos, y por eso ha adoptado la figura del escritor. Poe es la entidad de inteligencia artificial ideal para esta historia, entre otras cosas, porque Altered Carbon es una historia del género negro, y el Poe real inventó los relatos policiacos modernos en el siglo XIX. Encaja perfectamente".

Los temas tratados en Altered Carbon obligan a los espectadores a pensar en el futuro y en el presente de formas que suscitan difíciles interpretaciones.

"Por supuesto que el mensaje de que hay que tener cuidado con lo que uno desea, un tema habitual en la ciencia ficción, está presente en esta obra, al igual que la capacidad de los humanos de crear tecnologías que casi siempre termina usándose de formas poco sensatas", opina Kalogridis. "Pero creo que también intentamos explorar la idea del desequilibrio de los recursos. Cuando un grupo pequeño recibe demasiado y no queda lo suficiente para el resto de la población, el peligro es terrible. Y cualquier distopía como esta va a abordar la gran pregunta de la ciencia ficción: ¿Qué significa ser humano? Si ves un mundo en el que la humanidad se ha degradado y corrompido, ¿qué dice eso de nosotros?"

El tema y la ambientación siniestros también dejan una puerta abierta a la redención, pues la misión de Kovacs no conduce simplemente a la resolución de un asesinato.

"El género negro nunca trata de la redención conseguida por uno mismo. En lo más profundo de su ser, sus héroes suelen saberlo y, en ese sentido, Kovacs se parece al clásico protagonista, aunque sea un personaje único", opina Kalogridis. "Los héroes de este género saben que es muy probable que no sobrevivan, que lo que están haciendo en realidad es por otras personas. Aunque parezcan nihilistas, no lo son. Kovacs intenta reparar las elecciones que hizo en el pasado que tuvieron unas consecuencias que no pretendía".

DISEÑO VISUAL ALUCINANTE, ACCIÓN INTENSA, TECNOLOGÍA INCREÍBLE
UNA SANTÍSIMA TRINIDAD FUTURISTA

La ciencia ficción revolucionaria siempre ha combinado una estética de vanguardia con un relato visionario. Desde las películas de George Méliès de 1902 y 1904 (Viaje a la Luna y Viaje a través de lo imposible) hasta las obras de William Cameron Menzies La vida futura (1936), George Pal El tiempo en sus manos (1960), Stanley Kubrick 2001: Una odisea en el espacio (1968), la inspiradora Blade Runner (1982) de Ridley Scott y su secuela de 2017 Blade Runner 2049, las parábolas de la ciencia ficción nos han abierto los ojos y la mente a nociones de nuestro futuro que muchas veces resultaban alarmantes.

Ahora, Altered Carbon da el siguiente salto. La traducción de Kalogridis de la distopía del siglo XXIV ideada por Richard Morgan a la nueva serie de Netflix y la monumental complejidad del proyecto exigían un trabajo de la misma envergadura detrás de las cámaras.

"La novela tenía muchísimas capas y retos, es lógico que tardara varios años en escribirla", dice Kalogridis. "Nos lleva a explorar ideas muy complejas, tanto tecnológicas como intelectuales. Y podemos explorarlas a través de unos efectos especiales espléndidos: de montaje en cámara, de maquillaje y todo lo relacionado con el uso de armas. También tenemos los efectos especiales de pantallas verdes y el trabajo en pantalla azul, y luego combinamos todos los elementos para lograr un universo visual sorprendente".

El supervisor de efectos especiales visuales Everett Burrell afirma que la creación del mundo de Altered Carbon, lleno de diseños sorprendentemente elegantes y recreados, la atención novelística por el detalle y las secuencias de acción extremadamente dinámicas, le resultaba tan tentadora que se moría de ganas de empezar.

"Laeta y Steve Blackman me explicaron el mundo y sus ideas sobre él", recuerda Burrell. "Me bastó con ver los bocetos iniciales para engancharme totalmente".

Según Burrell, los elementos de diseño de la serie se nutren de conceptos muy provocadores hasta en los detalles más nimios.

"En la futura San Francisco —aquí llamada Bay City— hay cosas tan emblemáticas como el puente Golden Gate, pero también añadimos cosas exclusivas de la nueva ciudad. Cuando ves la serie, piensas '¿Por qué hay una presa gigantesca que rodea la bahía? Porque en el futuro, el calentamiento global ha subido el nivel del mar en las orillas de San Francisco".

"Pero, a pie de calle, gran parte de la ciudad se ha diseñado con efectos prácticos", añade Burrell. "Construimos un decorado gigantesco de la ciudad con unas visuales fantásticas para el montaje en cámara. Bay City tiene varias alturas: abajo del todo es para la "gente de a pie", es el barrio barato para los escalones más bajos de la sociedad. La clase media reside en la zona Crepúsculo, más alta. Arriba del todo está Aerio, donde viven los mats, el 0,00001 % de la población de la Tierra. El nivel inferior es sórdido, sucio y contaminado, con una niebla de polución que no pueden evitar. En Crepúsculo hay urbanizaciones caras y se ve un trocito de cielo. En Aerio, solo hay torres de marfil, rascacielos, dinero, privilegios y decadencia: es la vida en las nubes".

El diseñador de producción de Altered Carbon, Carey Meyer, reconoce la presencia de fantasmas del cine de ciencia ficción en el entorno visual de la gente de a pie.

"Hay muchas referencias en el libro de Morgan, y eso, junto con nuestra búsqueda en montones de películas de ciencia ficción (entre las que no podía faltar Blade Runner, de 1982), fue nuestro punto de partida", explica Meyer. "El decorado con el que más disfruté fue el de la calle. Fue la primera visión que tuve en mi cabeza para este proyecto".

"Lo más importante eran las texturas y la paleta de colores de las calles principales", señala Meyer. "En nuestro mundo predominan las texturas de hormigón, óxido y decadencia. Ese decorado callejero es el nivel más bajo de Bay City, por eso tiene agua, texturas, óxido y hormigón agrietado: es el peor sitio para vivir en Bay City. Intentamos darle a la calle la superficie más básica y con más texturas que pudimos".

"Dedicamos mucho tiempo a decidir cuánto humo debíamos poner o si podíamos evitar el recurso de la pantalla azul", explica Burrell. "Laeta, Carey Meyer, los directores de fotografía y yo acordamos que, para el mundo de la gente de a pie, solo íbamos rodar con la técnica del montaje en la cámara".

Un aspecto de Altered Carbon que tiene un impacto visual extremo son las secuencias de acción, entre la que destaca una escena memorable de combate en gravedad 0.

"En esa secuencia, hay un ruedo interminable en donde lucha Kovacs y si los luchadores caen fuera de esa zona de gravedad 0, mueren", explica Meyer. "Cuando entran y salen de la zona de gravedad 0, chocan con pares y luchan en los laterales, para luego volver al ruedo a coger armas. Es alucinante".

El coordinador de especialistas de la serie, Larnell Stovall, se empleó a fondo en esa escena.

"Todos los episodios tienen muchas capas de escenas de lucha, pero la del combate en gravedad 0 destaca entre todas las demás", dice Stovall. "¿Cómo haces que la gente flote en el aire sin poner en riesgo su seguridad, decides el tiempo de ensayo adecuado y consigues que todos se metan en esa lucha y transmitan la intensidad y la brutalidad, pero con todas las medidas de seguridad? Fue un desafío muy especial y emocionante para todos nosotros".

Uno de los grandes retos de Stovall en la 1.ª temporada de Altered Carbon fue dar con el estilo de lucha del futuro para cada personaje, sobre todo para Kovacs y Ortega.

"Hicimos como un híbrido de varios estilos para cada personaje", añade Stovall. "El entrenamiento de todos los actores recordaba al de un campamento militar. Creamos varios ejercicios tácticos para ellos, con pistolas y rifles de asalto. En sus fundas anteriores, Kovacs había recibido mucha formación militar, y Ortega es policía, por eso queríamos que reflejaran todas esas cosas en cada movimiento, con cada pistola y cada vez que probaban su arma con una persona. Queríamos que siempre mantuvieran sus estilos personales en todas sus peleas".

"Teníamos presente que, en su vida anterior, Kovacs era un miembro de las Brigadas superpreparado para el combate, y reflexionamos sobre cómo se reflejaría eso en el futuro, con los avances en tecnología y en estilos de lucha", añade Stovall. "Así que ideamos para él una mezcla de combate militar: los estilos ruso y estadounidense, un poco del arte marcial hapkido, otro poco de judo, de taekwondo, de lucha con cuchillos y algo de eskrima filipino. También investigué estilos de Indonesia, como el silat, y los combiné todos".

Stovall subraya que los actores trabajaron en sus luchas con mucho entusiasmo.

"Joel siempre acudía a los entrenamientos de judo y de jiu-jitsu, cuando pasábamos a la coreografía, allí estaba él dejándose derribar por sus rivales y tirándolos por los aires", dice Stovall. "Estaba allí, trabajando con nosotros, y eso se ve en la pantalla. A menudo actuaba él, no un especialista".

"Ya había trabajado mucho en escenas de acción, pero para mí esta serie fue una oportunidad de subir a otro nivel", confiesa Kinnaman. "La secuencia del combate en gravedad 0 fue alucinante. Es una de las cosas que más me ha gustado de esta serie, que podíamos estar en ese mundo de ciencia ficción a gran escala que solo se suele ver en las películas de alto presupuesto. Y también utilizamos algunos trucos analógicos, como el montón de cables de la secuencia del combate en gravedad 0. Yo había hecho algo de eso antes, pero esto era una dimensión totalmente distinta".

"En cuanto a Martha, es muy buena con las manos, por eso añadimos mucho boxeo al estilo de lucha de Kristin Ortega", explica Stovall. "Un montón de patadas y otras cosas que podría hacer una policía, mezcladas con técnicas de pistola y tácticas. Así que el estilo de Ortega es un híbrido de boxeo sucio callejero mezclado con un estilo táctico policial. Lo que más me importaba es que su estilo de lucha concordara con su personalidad. Ortega es una mujer pasional, con muchos problemas latentes, y pensé que sería buena idea mostrar algo de eso en las secuencias de peleas. Ortega es una persona que nunca se rinde".

Para Will Yun Lee, la preparación para las exigencias físicas de Altered Carbon implicó algunos sacrificios en su vida real.

"Hace mucho tiempo que soy amigo de Laeta y un buen día recibí un SMS suyo muy poco claro, solo decía: '¿Cuánto tardarías en ponerte en forma?'", recuerda Lee. "Acababa de engordar 11 kilos para otra serie y justo entonces recibí su mensaje. En ese momento iba en el coche a un supermercado para comprar una tarta de manzana enorme que nos apetecía un montón a mi mujer y a mí. Así que, cuando terminé la conversación por SMS con Laeta, le dije a mi mujer: 'No sé muy bien qué quiere Laeta, pero me temo que ya no puedo comprar la tarta de manzana'."

"Después todo fue comer brécol y otras cosas que odio, junto con ejercicio aeróbico, pesas y puñetazos al saco en el gimnasio", afirma Lee.

Otro aspecto de la serie que resulta atractivo para el público es la tecnología adictiva, y a menudo espeluznante, que ha contribuido a la creación del sistema de castas de la sociedad del siglo XXIV, en la que la muerte es una pequeña molestia y la ética, como todo lo demás, se ha convertido en una mercancía. Una cosa que llamará la atención de los telespectadores será el ONI.

¿Qué es un ONI? Como explica Burrell, en el universo de Altered Carbon "es un implante neuronal ocular, que funciona como una interfaz para el usuario. Es como una lentilla, una especie de iPad avanzado que llevas en el ojo y controlas con el cerebro. Detecta tus pensamientos y los patrones que ven tus ojos". Burrell cree que esta tecnología tan avanzada puede parecer de otro mundo, pero "es posible que esté a la vuelta de la esquina en el mundo real".

Y añade el experto en atrezo de la serie, Nevin Swain: "El ONI se inserta con el esclerofit, un pequeño dispositivo que te pones en el ojo, pulsas un botón y te coloca una lentilla en el ojo. La otra parte del ONI es cómo lo controlas. Los personajes también tienen dispositivos para controlar el ONI".

Burrell explica que cada ONI se ha adaptado a cada personaje. "Por eso teníamos que dar a cada uno un carácter individual, igual que ahora tenemos iPhones personalizados, o les ponemos pegatinas o usamos emojis en un mensaje de texto. Con el ONI ocurre algo parecido. Tuvimos que personalizarlo para cada protagonista. Ortega, por ejemplo, lleva una versión militar/táctica de un ONI que no tiene nadie más que ella. El desarrollo de ese concepto y la decisión del ONI de cada personaje ha sido todo un reto, muy complicado pero que ha valido la pena".

Kalogridis revela que la palabra "ONI" tiene un significado oculto.

"En japonés, un 'oni' es un demonio o diablo", explica. "Llegamos a la conclusión de que nadie seguiría sujetando un dispositivo pegado a su oreja dentro de 250 años, así que nos imaginamos será la forma más natural de comunicarse entre las personas del futuro.

"Cuando empezamos este proceso, nos fijábamos en lo que la gente decía que iba a ser el futuro", confiesa Kalogridis. "Igual que ahora tenemos Google Glass y un visor colocado en la cabeza. A todos los parecía interesante la idea de esta interfaz tecnológica tan cómoda. Aunque estoy segura de que cualquier cosa que exista dentro de 250 años irá mucho más allá de lo que podamos imaginar ahora.

"Por ejemplo, siempre me ha gustado la escena de Blade Runner en la que Rick Deckard (Harrison Ford) está en un bar y llama a Rachel (Sean Young) con un 'videoteléfono', que es como un televisor pequeño y anticuado. Y eso es lo que, en 1982, pensabas que iba a haber en el 2019, y mira dónde estamos".

Añade Burrell: "Creo que el ONI es un elemento de la serie que da bastante miedo. ¡No me gustaría nada recibir tanta información a la vez!".

Meyer, cuyo diseño de producción aúna estéticas, mundos y temas muy diversos, afirma que todas las visuales de Altered Carbon tienen un denominador temático común y revolucionario.

"En un mundo tan visual como este, es más importante crear un aspecto, ceñirte a él y crear una estética del futuro", afirma Meyer. "No puedes limitarte a decir 'En esta escena tiene que haber un monitor holográfico' ni 'Necesitamos este elemento de alta tecnología aquí o allí'. Todo tiene varias capas. Se trata de ser coherente, de crear un aspecto memorable y que sea un futuro que resulte real y natural".

La primera temporada de Altered Carbon ya se encuentra disponible en Netflix.

Scifiworld

LA REDACCIÓN DE SCIFIWORLD

En el rincón más oscuro de la redacción de Scifiworld se oculta el ser arcano, que administra esta web, y que es el receptáculo de todo el conocimiento y sabiduría fantástica.

Web o Blog: www.scifiworld.es

Y además...

07.jpg

99

Scifiworld #99

Edición Impresa

Comprar online

¡Suscríbete!


Edición Digital

PocketMags.com

Comprar

C/ Celso Emilio Ferreiro, 2 - 4°D
36600 Vilagarcía de Arousa
Pontevedra (España)

Redacción: 653.378.415

info@scifiworld.es

Copyright © 2005 - 2018 Scifiworld Entertainment - Desarrollo web: Ático I Creativos

Esta web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios. Para conocer el uso que hacemos de las cookies, consulta nuestra Política de cookies..